Trabajar con un software web presenta una serie de ventajas y beneficios respeto al software tradicional de escritorio, únicamente se necesita un navegador. No tienes que instalar programas ni preocuparte de las actualizaciones.

La principal ventaja es que todos tus datos están centralizados y accesibles de cualquier lugar, con cualquier dispositivo y en cualquier momento. Tus datos nunca se quedarán almacenados en ningún puesto de trabajo equivocado.

Con las aplicaciones web siempre estarás actualizado, pues nunca tendrás que preocuparte si tienes la última versión con las últimas mejoras y funcionalidades o si tu ordenador es compatible con la última versión del software.

Otra de las grandes ventajas es que son compatibles con cualquier plataforma (Windows, Linux, Mac, Android, iOS,…) con el único requisito de disponer de un navegador.

Ya no tendrás que preocuparte sobre quién ha cambiado al información, ya que todos los usuarios tienen la información siempre actualizada y disponible con los últimos cambios.

Otra de las grandes preguntas que los usuarios se hacen es, ¿esta mi información segura?, la respuesta es rotundamente “Si”, tu información está más segura que nunca, pues los servidores web están ubicados en centros de datos protegidos con sistemas de control de acceso muy seguros y siempre están actualizados, sin olvidar que se realizan copias de seguridad de forma diaria y automática sin que tu tengas que preocuparte de ello. Otro punto muy importante en cuanto a la seguridad es comentar que tu información nunca será accesible ni copiada por personas o usuarios no autorizados a través de medios extraibles (USB, CD,…)

Por tanto, cabe decir que las aplicaciones web son un gran beneficio para tu negocio, olvidándote de temas técnicos y centrando tu tiempo en lo que realmente importa.. “ tu negocio”, pudiendo trabajar, supervisar y realizar toma de decisiones desde la oficina o casa en cualquier momento.